Gratitud

“La gratitud no sólo es la mayor de las virtudes, sino también el padre de los demás”

-Ciceron el Filósofo

Hace algunas semanas, le compre una pizza a mi hijo Demitrius. Me preguntó si le había agregado sus ingredientes favoritos y le dije que había ordenado una pizza de queso. Parecía triste y se veía molesto que no me había ordenado a sus ingredientes favorites. Fue entonces que decidí hacer esto momento de enseñanza sobre la gratitud. Le dije a Demitrius que había una pizza deliciosa y caliente frente a él y porque él se preocupaba por los ingredientes que no estaban allí, era incapaz de disfrutar de la pizza. Luego pensó en lo que le había dicho, y dijo: “tienes razón mamá, estoy agradecido por mi pizza y la disfrutare.”

“Al igual que Demitrius hizo con su pizza, estamos tan ocupado enfocándonos en los ingredientes que faltan, que nos perdemos toda la pizza entera! Ponemos condiciones a nuestra felicidad: “Si yo tuviera este trabajo, sería feliz, Si yo pesara tanto, yo sería feliz, Si tuviera tanto dinero, seria feliz.” Constantemente nos preocupamos de todas las cosas que no tenemos. Nos preocupamos por las personas que no quieren estar en nuestras vidas y no nos centramos en las personas que están constantemente allí. Tengo la certeza que si algo no está en tu vida en este momento, o alguien se marchó, es por una razón.  

Cuando Cicerón afirmó que la gratitud era la más grande de todas las virtudes, sabía que era la clave de la felicidad. Cuando vivimos con un sentimiento de gratitud, aprendemos a ser felices con lo que tenemos. En ninguna manera estoy diciendo que debemos ser autocomplacientes, sin embargo, podemos construir lo que queremos al aprender a ser felices con lo que tenemos. Las frutos que producen en la vida son básicamente el resultado directo de lo que alimentamos a nuestras mentes. Si nos enfocamos en lo negativo,en lo que no tenemos, nuestras frutos serán el resentimiento, los celos, la ira, la tristeza y el miedo. Si aprendemos y aplicamos la gratitud, nuestras frutos serán la felicidad, la bondad, la compasión y el amor. 

La asignación de amor propio es que compres un cuaderno o un diario para ser su “diario de gratitud”. Quiero que veas lo que está enfrente de ti. ¿Cuáles son esas bendiciones que están presente en tu vida que normalmente menospreciamos? Quiénes son las personas que están constantemente en su vida? ¿Qué cosas buenas te ha pasado durante el día? Encuentra la belleza en todas las cosas buenas que ocurrieron. Antes de dormir cada noche, escribe acerca de todas estas cosas en el diario de gratitud. Verás cómo las cosas que antes no notabas se hacen más significantes. Antes de que te des cuenta, verá cambios en ti; podrás ver los cambios en las personas que te rodean.

Todo porque decidistes que al fin y a cabo amor propio comienza dentro de ti!